fbpx

Dermatología general

Queloides

Son crecimientos excesivos de tejido cicatricial en el sitio de una lesión de piel que ha sanado. Son bastante comunes en mujeres jóvenes y en personas de raza negra. La lesión puede picar durante su formación y crecimiento.

El diagnóstico se basa en la apariencia de la piel o la cicatriz. Es posible que se necesite una biopsia de piel para descartar otras neoplasias cutáneas.

A los queloides se les puede reducir de tamaño por medio de:
Inyecciones de corticosteroides
Congelamiento (crioterapia)
Tratamientos con láser
Extirpación quirúrgica

Puedes ver otros tratamientos que ofrecemos de esta consulta. Descubre todo lo que podemos hacer por ti y quedarás sorprendido.

Relleno de arrugas y rejuvenecimiento facial

Las marcas de edad más frecuentes son del entrecejo, labio superior y las patas de gallo.

Hemangiomas

Aparece principalmente en la piel de la cara y el cuero cabelludo. Afecta más a las niñas y son más frecuente en la lactancia y la niñez.

Várices y arañas vasculares

Afectan a entre el 20 y el 30 por ciento de la población adulta y su prevalencia aumenta con el envejecimiento.

Alopecia areata

Se piensa que es una enfermedad autoinmunitaria. Ocurre cuando el sistema inmunitario ataca y destruye por error el tejido corporal sano.

Manchas

La exposición desmedida al sol, las alteraciones hormonales, el uso de medicamentos y otros factores dan origen a diversas manchas.

Uñas encarnadas

El dedo gordo del pie por lo general está afectado, pero cualquier uña del pie puede resultar encarnada.

Cáncer de piel

Se origina en las células de la piel. Por lo general, se forman en la cabeza, la cara, el cuello, las manos y los brazos.

Acné

Cualquier persona puede tener acné, pero es común en los adolescentes y los adultos jóvenes. No es grave, pero puede dejar cicatrices.

Estrías

Las estrías pueden aparecer cuando hay un rápido estiramiento de la piel. Generalmente se muestran hundidas, con una textura diferente.

Verrugas

Aunque en la mayoría de los casos las verrugas no suelen ser malignas, ni ponen en riesgo la salud; lo cierto es que lucen antiestéticas.